domingo, 21 de agosto de 2011

Capítulo IX: Tan cerca

La primavera comenzaba a dar sus primeros signos. Mecha ya no era la misma de antes, había tolerado y pasado por muchas situaciones. El clima en su familia y lo que había sucedido con Irene y Hernán la habían transformado como persona. Ya no soportaba más nada, estaba en una actitud de egoísmo, en preocuparse sólo en su bienestar y tranquilidad espiritual. Desconfiaba de todo y sólo se juntaba con aquellas personas en que aún tenía esperanza de ver algo positivo. Despreciaba todo aquello que lo rodeaba, su nihilismo extendía sus fronteras, entre ellas al amor.

Fue un martes que decidió preparar su bolso y huir. Había pensado en ir junto a Alejandro y Martín a Entre Ríos. Allí se juntarían con unos conocidos y rumbearían hacia al Norte. Ya había preparado la carta de despedida que la dejaría pegada en la heladera. No quería despedirse, cuán más rápido fuera, mejor. Esperaría a sus amigos en aquella plaza en la cual unos meses antes solía encontrarse con Hernán.
Y allí estaba. Ella, su bolso y sus ansias por huir esperando a sus amigos. Como lo había premeditado, allí yo también la vi. Me acerqué y me senté al lado de ella.
‘Mercedes’ le dije.
‘¿Cómo sabés mi nombre? Pará... ¿Vos sos el que escribía en la…?’
‘¿Costanera? Sí…Soy Claudio. Me dedico a escribir y aunque suene raro…vos sos la protagonista de mi próxima historia…’ le dije
‘¿Cómo?
‘Desde un principio me pareciste interesante, por azar te encontré, luego te busque por toda la ciudad y cuando te vi pasar no lo dudé un segundo. Así que te seguí, y empezaste a dar forma a mi historia, nunca te diste cuenta’ 
‘¿Mmme seguiste?
‘Sí…a los lugares que no podía entrar le preguntaba a Irene por los detalles’
‘¿Irene? ¿Cómo? ¿Ella sabía? ¿Por qué no me dijo nada?’
‘No te dijo nada porque yo sabía un secreto de ella. Era un trato. Yo no decía nada a cambio de información tuya. Luego de la pelea se comenzó a complicar, tenía que buscar otro recurso para enterarme de cosas tuyas…’
‘No lo puedo creer… ¿Cuán lejos llegaste a espiarme?’
‘Jamás invadí tu privacidad hasta tal extremo’
‘Menos mal, me siento más tranquila’ dijo con ironía
‘’Mecha...’
‘Decime Mercedes’
‘Bueno, Mercedes… A medida que te iba conociendo, me fuiste atrayendo más, cuando te robaron…no fue Hernán sino yo quien llamó…Él te mintió, jamás me mencionó pero fui yo quien estuvo a tu lado mientras esperábamos la ambulancia. En el bar, si supieras la alegría que me dio cuando te diste cuenta que él te usaba…En la costanera, cuando me mirabas, pensaba en decirte esto pero no me pareció el momento adecuado…por eso comencé a enviarte cartas…Lo último que me enteré es que te vas al Norte, por eso que decidí actuar ahora…Mercedes, pensalo bien, escribamos esta historia juntos, dame una oportunidad’
‘Es…muy…confuso…todo. Me perseguiste…me siento intimidada…Necesito pensar, me da vueltas la cabeza’
Justo en ese momento llegaron sus amigos. La dejé ir. Tenía la esperanza que considerara su decisión de huir. Si fuera así, sabría cómo encontrarla…pero me equivoqué. Tomé los mismos caminos, los mismos lugares que ella solía frecuentar. Pero nada. Me encantaría decirles cómo siguió su vida y más aún que fue junto a mí, pero la verdad es que la perdí. Dejó un vacío en mi historia y, aún peor, en mí mismo. Mientras tanto, yo sigo buscando a mi próxima protagonista… 




Fin 

Escrito por @AnImaginaryBoy