miércoles, 17 de agosto de 2011

Capítulo V: Ahora o nunca

Cuando recobró el conocimiento, se encontraba en una habitación. Todo era blanco y una luz tenue provenía de la ventana.  Miró hacia un costado y lo vio a Hernán.
‘¡Mecha!  ¿Estás bien? Me preocupaste…’
‘¿Qué pasó? Tengo apenas flashes de lo que pasó…estaba en la calle, te vi y…’
‘Y te robaron, te golpearon, llamé a la policía y a la ambulancia. Te acompañé hasta acá con Laura’
‘¿Laura?’
‘Una amiga de la facultad, como una hermana casi…está abajo tomando un café ahora, me acompañó, estaba preocupada también’
Esas palabras sin dudas la tranquilizaron.
‘Estoy mareada, no entiendo nada…¿Cuánto tiempo voy a estar acá?’
‘El médico dijo que si todo sigue así, mañana te darían el alta’
Genial’
Estaba muy cansada, se dio vuelta y se acostó. Sentía cierta protección al saber que Hernán la estaba acompañando, su esperanza crecía cada vez más.
Al día siguiente le dieron el alta. Mecha no quería ir a su casa así que se quedó a dormir en la casa de Irene. Se pusieron al día con los chismes, y entre una cosa y otra le contó sobre Hernán.
‘Y vos seguí nomás. De última, no perdés nada’
‘Sí y no. Si yo le digo lo que siento quizás lo toma mal y no lo voy a ver ni siquiera como amigo, se va a borrar, asustar, no sé. Las cosas serán distintas si no sale ‘bien’, si es que no siente lo mismo’…’
‘Y bueno, hay que arriesgarse a veces’
Eran esas respuestas las que más le molestaban.’ Como si fuera fácil, ja!’ pensaba. Lo mejor, según ella, era esperar, darle tiempo al tiempo, cuando menos lo pensara, la oportunidad llegaría.
‘Son cosas que más o menos se ven. Lo percibís, más o menos podés ver lo que podría llegar a pasar’ le dijo Irene.
‘Puede ser. Pero no sé si actúa así por simpatía, porque realmente me aprecia como amiga o que quiere algo más’
‘Tenés que ir viéndolo eso’
Con cierta confianza pensó que al siguiente encuentro le diría la verdad.
Pasaron un par de días. Mecha y Hernán volvieron a encontrarse. El otoño llegaba a su fin y las noches comenzaban a alargarse. Las calles se encontraban cada vez más vacías y la paranoia del robo había quedado presente en Mercedes luego de aquel episodio. Hernán la había invitado a una conferencia que se realizaba en su facultad. Luego, irían a cenar por ahí. Aceptó no por interés a tal conferencia sino por él. Llegó allí y la gente la miraba raro. Un ambiente militante y político se podía observar desde la entrada. Entre la multitud, buscaba a Hernán. Lo encontró en las escalinatas repartiendo folletos a los que recién ingresaban.
‘¡Mecha!’
‘Hernán’
Se saludaron y pasaron a la galería principal de la facultad. Imágenes de un anciano con cierto aire de sabiduría se encontraban en las paredes. ‘El cambio es ahora’ decían los carteles. ‘Lo que tengo que hacer por amor’ pensaba ella. Las luces se apagaron y la conferencia empezó.
Dos horas y cuarto duró. Se quedó dormida pero se despertó por los aplausos.
‘¿Y qué te pareció?’
‘Muy emm coherente, tiene muy buenas ideas’ inventó Mecha
Finalmente se dirigieron a un bar. A medida que avanzaban, los latidos de ella eran más fuertes. ‘Es ahora o nunca’ pensaba. Tomaron la peatonal en Florida y entraron al bar.


(Continuará) 

Escrito por @AnImaginaryBoy