jueves, 18 de agosto de 2011

Capítulo VI: Conceptos

Entraron al bar, pidieron una pizza y fueron hacia la mesa más cercana a la puerta. ‘Como si quisieras huir’ pensaba Mercedes. La música de fondo era tenue, la cantante susurraba ‘One is the loneliest number, much much worse than two’.’¿Me estará hablando a mí?’ Se preguntaba Mecha. A veces tenía la paranoia de que las canciones le hablaban, como si fueran mensajes ocultos, o que el destino se divertía con ella poniendo letras que la hicieran sentir identificada.
Era una hermosa noche en Buenos Aires, la luna llena iluminaba aquellos espacios vacíos y Hernán rompía el silencio.
‘¿Y Mecha? ¿Cómo te preparás para los finales?’
‘Ahí ando, no tengo muchas ganas, tengo que encontrar el ambiente para estudiar’
‘¿Mucho lío?’
‘Mmm no, lo mismo de siempre, algunas peleas de mis viejos, mi hermana insoportable que se quiere ir con el novio al sur…cosas’
‘Uh, sabés que cualquier cosa que necesites estoy…’
‘Sí, lo sé. Confío mucho en vos’
‘Me alegra escuchar eso’
Sentía que el momento para decirle la verdad se estaba acercando, solo faltaba ese empujón final para animarse, esa cuota de coraje que tanto esperaba.
‘Yo también tengo un par de líos… pero en la facultad. Nos desvalijaron el cuarto que teníamos todos los papeles y carteles del Partido, nos destrozaron todo’
‘Uh’
‘Y ahora mi vieja anda medio paranoica, que deje de militar me dice, pero ni ahí, al contrario, tengo más ganas de seguir’
‘Cuidate, es complicado ese ambiente a veces’
‘No, ya sabemos más o menos quiénes serían’
‘Mmm, ¿Y en las otras cosas cómo andás?
‘Bien, un poco distraído, un poco desconcentrado, pensando en otras cosas que me hacen volar y tener la cabeza en otro lado’
‘¿Enamorado?’
‘Emmmm más o menos’
‘¿Quién es la afortunada?’
‘Mecha, te tengo que decir algo’
‘Yo también’ dijo ella con cierto nerviosismo
‘Bueno, vos primero entonces’
‘No, vos’
Las ilusiones crecían aún más. Su corazón latía a más no poder. Este podía ser el momento que tanto esperaba.
‘Bueno, Mecha’ dijo Hernán ‘vos tenés una amiga, flaca, pelo castaño, ojos verdes…Irma, Irina…no recuerdo el nombre…’
Barranca abajo se sentía con esa proposición. Quería ocultar su impotencia e intentaba seguir el hilo de la conversación.
‘Irene, ¿De dónde la conoces?’ dijo seriamente.
‘Un día que te fui a buscar a la facultad, estabas con ella y nos dejaste solos porque le tenías que pedir algo al ayudante de cátedra, y nos quedamos conversando, no sé si recordás’
‘Ah, sí, hace bastante eso… ¿A qué viene todo esto?’
 Ya la paciencia estaba por llegar a un fin. No sabía cómo reaccionaría. Sus movimientos y el tono de su voz eran ajenos a ella.
‘Bueno, no sé…es simpática’
‘Se’ dijo desganada.
No le gustaba el tono de la conversación, algo la hacía pensar que las cosas no iban a salir bien.
‘No sé, algún día la podrías invitar, digo bah’
‘No entiendo, ¿A qué viene el interés?’ preguntó, temiendo lo peor
‘No sé, ver qué onda, son muy amigas, quizás..emm me la podrías presentar’ remató Hernán.
¿Sabés qué? Sos un cara dura, un pendejo sos, eso... un pendejo, madurá, no soy mensajera de nadie’ le gritó.
‘P...p...Pero…Mecha ¿Qué pas...?’
Le tiró un vaso de agua, se levantó y se fue corriendo sin querer mirar atrás. Las cosas no habían salido como ella quería. Necesitaba tiempo para pensar.

 (Continuará)

Escrito por @AnImaginaryBoy